lunes, 5 de noviembre de 2012


¿Existen los perros verdes?
Por CSL

Un lunes cualquiera...

08:45
Como cada mañana, pulso el botón del ascensor. Al abrirse las puertas, me encuentro con la rechoncha y sonriente cara de Luis, mi vecino del 7º B.

-¡Buenos días, Luis!
-¡Buenos días, vecino! ¿Sabes?, anoche, en la parte alta de la curva de acceso a la urbanización, vi un perro verde. Fue solo un momento, pero juraría que era verde.

Lo bueno del cachondo de Luis es que sus comentarios “de ascensor” suelen ser más amenos que hablar del tiempo.

-Sí,- le respondí- qué me vas a contar, si acabo de retirar un hipopótamo de la puerta del garaje para poder salir.

10:55
Momento para hacer un alto en la oficina. Al acercarme a la barra del bar para pedir mi ración diaria de cafeína, no pude evitar escuchar la conversación que mantenían dos policías locales junto a mi.

-… Como te estoy contando, un grupito de graciosos se ha dedicado esta noche a llamar de varios teléfonos diciendo que habían visto un perro verde.

Curioso... la verdad es que ya ni me acordaba de lo que tomé por una broma más de Luis. Al entrar en la oficina, casi di un respingo. En la pequeña estantería de la derecha, entre cinco o seis figuritas de cristal, había un pequeño perro ¡ de color verde !. Instintivamente lo cogí para mirarlo con más detalle.


-¿Te gusta?- me preguntó Serafín, compañero del departamento financiero. - Lo traje de mi reciente viaje a Ecuador. Dicen que es bastante antiguo.

No hice ningún comentario, pero no pude quitarme la imagen del dichoso perro en el resto de la jornada.

18:10
Sin casi quitarme ni la chaqueta, lo primero que hice al entrar en casa fue encender el ordenador. Necesitaba información. La primera web que abrí era “Verdades inamovibles de la Ciencia, hasta que Stephen Hawking diga lo contrario”.

Como sospechaba, ninguno de los reputados científicos que mencionaban hacía la más mínima mención a los perros verdes, ergo... para ellos no existen. 

Bueno, busquemos otras alternativas. La segunda web, “O descubres tres conspiraciones al día o es que estás ciego” sí mencionaba los perros verdes. De hecho, insistían en la existencia irrefutable de una verdadera invasión de perros verdes, que, utilizando las más sofisticadas técnicas de camuflaje, se hacían pasar por interventores de banco, controlando el flujo de créditos a nivel mundial.

23:00
Al final, sin conseguir quitarme de encima cierta sensación “extraña” con respecto al asunto del perro, decidí acostarme, no sin antes pasar por el cuarto de mi hija y darle su correspondiente “beso de buenas noches”. Ya estaba dormida, así que retiré de los pies de su cama el cuaderno donde le gusta dibujar. Allí estaba, unos garabatos donde se adivinaban los columpios del parque que vemos desde nuestra ventana, con trazos toscos pero inconfundibles... y verde.

No sabia que iba a encontrar realmente, pero decidí que, sin falta, el fin de semana lo dedicaría a buscar por el barrio algo que, sin duda, sin ninguna duda, se parecía mucho a UN PERRO VERDE.


2 comentarios:

  1. Y claro que existen los perros verdes... vienen con los hombrecitos de otras galaxias. Hay que cuidarlos mucho porque pueden desteñirse con la lluvia. Hermosa historia.

    ResponderEliminar
  2. En nuestra historia hay muchos "perros verdes", por mucho que se empeñen en intentar ocultarlos.

    ResponderEliminar